INCAPACIDAD PERMANENTE: DE INSPECTORA REVISORA A INSPECTORA DENUNCIADA Y REVISADA.

La  Inspectora Médica del  INSS  Dª Elena Ortuño, tras examen del pensionista de incapacidad permanente Don R.Z.M, concluyó su informe con una propuesta de revisar y anular su calificación, tachándole además  de simulador y teatrero:

 “ Considero que en la actualidad se trata de un SIMULADOR que ha conseguido la prestación por incapacidad y precisa seguir su TEATRALIDAD “ ,  afirma literalmente la Inspectora.  

Años antes, en 2013,  por Sentencia Judicial, a Don R.Z.M. le fue declarada incapacidad permanente para su profesión de autónomo comerciante.

Transcurridos unos años,  en 2016,  el INSS  llamó a revisión y revisó su incapacidad por mejoría   ( tiene este organismo legalmente ese privilegio pese a la existencia de una sentencia ),  y cesó en el pago de la pensión,  obligando al pensionista a recurrir al Juzgado (  gasto de Perito Médico y Abogado).  El Juzgado mantuvo su calificación y obligó a pagar atrasos.

Transcurridos otros dos años,  en 2018, el INSS  volvió a llamar a revisión y revisó por segunda vez la incapacidad por mejoría ( pese a la Sentencia contraria ), y  cesó en el pago de la pensión, obligando de nuevo al pensionista a recurrir al Juzgado  (nuevo gasto de Perito Médico y Abogado).  

El Juzgado Social nº 3 de Cartagena en Sentencia de 19 Noviembre 2019  volvió a reafirmar  la incapacidad y obligó a pagar atrasos a Don R.Z.M., que siguió confiando para este asunto en la defensa del Despacho de Abogados Laboralista de Cartagena  Domingo Núñez & Asociados.

Pero en esta ocasión,  el Juzgador reprende con severidad al INSS por su   “ persecución “  al  pensionista durante los últimos años y especialmente censura a la Inspectora Médica por su arrogancia y menosprecio hacia los dos Jueces ( que han juzgado )  y hacia una Médico Forense del Juzgado ( que ha examinado personalmente y dictaminado)  y hacia los Especialistas  de Neurología y Psiquiatría de la Sanidad Pública ( que han diagnosticado y tratado ) y hacia el Perito Médico ( que ha evaluado y revaluado ) el cuadro clínico    ( todos ellos ingenuos y engañados  por el gran simulador )  :

“  Es de desatacar el desafortunado informe de Evaluación realizado por al EVI, de la que se denota una especie de PERSECUCIÓN CON RESPECTO AL ACTOR, Y LO QUE ES MÁS GRAVE CON RESPECTO A LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

Para la Médico Evaluadora todo es una simulación y el actor ha sido capaz de engañar al Médico Forense, a los Médicos de la Sanidad Pública y por ende a la que fue titular de este Juzgado y este Juzgador mismo. Parece que lo que el INSS no se atreve a revisar por vía de recurso lo intenta ahora remediar por vía de una revisión que no aporta ninguna variación más que las impresiones subjetivas de la medico evaluadora..

La evaluación se ha hecho sobre una mera IMPRESIÓN PUNTUAL Y TENDENCIOSA, SOBRE SOSPECHAS DE SIMULACIÓN QUE EN NADA DENOTAN OBJETIVIDAD, por lo que habrá que dar plena validez al informe pericial apoyado por informes de la medicina pública “.

Tras la Sentencia,  ha sido D. R.Z.M.,  quien ha decidido revisar la actuación de la  Inspectora Médica Dª Elena,  interponiendo  frente a ella una denuncia disciplinaria conforme al Reglamento Disciplinario de Funcionarios de la Administración del Estado  por sus descalificaciones calumniosas ( todo administrador es merecedor de un trato considerado y respetuoso, según la Ley de Procedimiento Administrativo ) y por su falta de objetividad, imparcialidad  y de rigor ( la Inspectora emitió su informe en base a meras impresiones subjetivas, puntuales y tendenciosas, afirma el Juez ) e irregularidades en materia de protección de datos al acceder a la historia clínica,   que le han causado grave perjuicio patrimonial pero sobre todo moral por el desasosiego que le supone ser objeto, una tras otra,  de infundadas revisiones por el INSS.

Así,  es ahora la Inspectora Médica la que será llamada a revisión por sus superiores en el INSS  – o en su defecto, en caso de tolerancia por esos superiores,  por los tribunales de justicia –   para evaluar  mediante el pertinente expediente disciplinario  su actuación revisora, vistos los excesos y defectos contrastados por una Sentencia judicial,  que fue aceptada en sus términos y no recurrida por el citado organismo.

Compartir

No se permiten comentarios.